La perrera de Villa Lolita

Hace treinta años, el 9 de junio de 1989, el Ayuntamiento procedió al derribo de Villa Lolita, donde estaba ubicada la perrera de la Asociación Protectora de Animales. Esta asociación la adquirió para tal fin en 1964, pero con el tiempo, por problemas económicos, el estado de las instalaciones se fue degradando, teniendo que proceder a su venta al Ayuntamiento en 1985. Para entonces, la perrera estaba en condiciones penosas, provocando la preocupación y las quejas de los vecinos. Luis Mari Ralla fue testigo directo de todo ello y recientemente ha puesto a nuestra disposición una serie de fotografías y algún documento que evidencian aquella situación, y con su aportación viene a ampliar y completar lo que sobre la perrera de Villa Lolita había en la Colección Local de Altza.